5 soluciones naturales para combatir las varices

COMBATIR VARICES

Las várices es un trastorno que se genera a raíz de la acumulación anormal de sangre debido a la debilidad en las paredes y válvulas de las venas superficiales. Esto causa que las arterias se dilaten y presenten dificultades para devolver la sangre de la parte inferior del cuerpo cara el corazón. Como consecuencia se produce un problema circulatorio que, aparte de ser antiestético, conlleva peligrosas para la salud. Por suerte existen muchas soluciones naturales para complementar el tratamiento contra este trastorno antes de que se transforme en algo más grave. En este espacio te compartimos las cinco mejores a fin de que comiences a combatirlas ahora. ¿Lista para probarlas?

1. Crema casera de vinagre y zanahoria

La combinación de vinagre de manzana con zanahoria nos da como resultado una crema anti inflamatoria que deja reducir el tamaño de las várices al alentar la circulación.

Ingredientes

1 zanahoria mediana ¼ de taza de vinagre de manzana (sesenta y dos ml) cinco cucharadas de agua (cincuenta ml)

¿De qué forma prepararla?

Corta en pedazos la zanahoria y licúala con el vinagre de manzana y las cucharadas de agua. Tras conseguir una pasta compacta, llévala al refrigerador a lo largo de 2 horas. Pasado este tiempo, frótala sobre las áreas perjudicadas y déjala actuar cuarenta minutos. Repite su empleo todos y cada uno de los días para conseguir buenos resultados. Ver también: ocho beneficios ignotos del jugo de zanahorias.

2. Tratamiento de arcilla con cebolla

Este tratamiento de empleo tópico reduce el tamaño de las venas dilatadas y restaura el flujo sanguíneo para terminar con las varicosas. Su aplicación reduce la sensación de pesadez en las piernas y calma el dolor asociado con este trastorno.

Ingredientes

Dos cucharadas de arcilla medicinal (veinte g) El jugo de 1 cebolla El jugo de ½ limón

¿De qué manera prepararlo?

Extrae el jugo de una cebolla cruda y mézclalo con la arcilla medicinal hasta conseguir una masa. Extiéndelo sobre las varicosas como cataplasma y déjalo actuar toda la noche. Al día después, humecta la piel con jugo de limón y efectúa suaves masajes cara arriba y cara abajo. Enjuaga y repítelo 3 veces por semana.

3. Pomada de ajo

Los compuestos azufrados del ajo son poderosos antiinflamatorios naturales que sirven para respaldar la minoración de las várices. Este ingrediente mejora la circulación en las piernas y estimula la supresión de toxinas para impedir el endurecimiento de las venas.

Ingredientes

Cuatro dientes de ajo crudo ¼ de taza de alcohol (sesenta y dos ml) ¼ de taza de aceite de oliva (ochenta y tres g)

¿De qué forma prepararlo?

Licua los 4 dientes de ajo crudo así como el alcohol y viértelo en un frasco de vidrio. Añade el aceite de oliva y déjalo macerar a lo largo de diez días. Pasado este tiempo, toma la cantidad precisa y masajea las zonas perjudicadas. Déjalo actuar cuarenta minutos y enjuaga. Repite su empleo todas y cada una de las noches.

4. Cataplasma de romero y flores de saúco

Un cataplasma con romero, miel y flores de sabuco nos ayuda a fortalecer para aliviar el dolor y progresar la circulación. Su empleo progresivo reduce de forma notable la presencia de venas varicosas y arañitas, dándole una mejor apariencia a las piernas.

Ingredientes

Dos cucharadas de romero (veinte g) dos cucharadas de flores de sabuco (veinte g) cuatro cucharadas de miel (cien g) 1 taza de agua (doscientos cincuenta ml)

¿De qué forma prepararlo?

Pon a hervir el agua y agrégale el romero, las flores de sabuco y la miel. Déjalo a fuego bajo a lo largo de dos minutos y retíralo. Espera hasta el momento en que se enfríe a una temperatura soportable y aplícalo como cataplasma en las partes perjudicadas. Tras veinte minutos, retíralo y relaja las piernas. Utilízalo 2 o bien 3 veces por semana. Te invitamos a leer: De qué manera depurar la sangre con bebidas naturales.

5. Pomada de café y manteca de cacao

Esos restos de café que te quedan tras preparar la bebida son geniales para luchar las várices y los inconvenientes de circulación. Su aplicación reduce las células fallecidas en la piel, suaviza las piernas y reduce el tamaño de las venas dilatadas.

Ingredientes

Cinco cucharadas de restos de café (cincuenta g) cinco cucharadas de manteca de cacao (setenta y cinco g)

¿De qué manera prepararla?

Funde la manteca de cacao al baño María y mézclala con los restos de café. Deja que repose y aplícala con suaves movimientos ascendientes. Quita los excesos con agua fría y empléala todas y cada una de las noches.

¡Para tener en consideración!

Así como el empleo progresivo de estos tratamientos contra las várices se deben continuar hábitos vitales saludables que contribuyan a progresar la circulación. El consumo diario de agua, la dieta balanceada y el ejercicio son 3 claves primordiales para tratar este inconveniente. Además de esto, es principal conseguir un peso conveniente para eludir el sobresfuerzo de las extremidades inferiores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *